bebe

Una niña sin pendientes

Es indudable que muchas señoras, y en general muchas mujeres, se creen en el derecho de opinar cuando te ven con un bebé en un carrito. Que si ponle una manta que va a coger frío, que si cuidado que le molesta el sol. Pero el comentario que más me molesta de todos es el ya clásico “¿Es una niña? Ah, como no lleva pendientes…”.No importa que la lleve toda de rosa ese día, si no lleva pendientes, hay confusión.

Pues no señora, no lleva pendientes. Es una niña y no lleva pendientes.

Mi hija nació prematura y al ser un parto imprevisto, no estaba yo para pensar en ellos. No pensaba ese tema cuando la visitaba en neonatos, la verdad. A los tres meses pregunté en la farmacia y me dijeron que tenia la oreja muy pequeña aún. Y de momento sigue sin pendientes. ¿Y si espero a que ella me diga si quiere pendientes o no?

Orejita de niña sin pendiente

La verdad es que me da un poco de repelús eso de agujerearles las orejas tan pequeñas. No tengo nada en contra de la gente que los pone, pero cuando pienso en el tema me acuerdo de una conocida alemana que se escandaliza mucho con esto. Ella dice que jamás se nos ocurriría ponerle a un bebé un piercing en una ceja, y que para ella es lo mismo. De hecho un juez alemán denunció a unos padres por el tema de los pendientes, alegando que causó estrés postraumático al bebé. Muchos lo consideran abuso infantil y recogen firmas para que se prohíba.

En España es una costumbre muy arraigada y parece ser que va a costar ver normal ver niñas bebés sin pendientes (el otro día conocimos una en la biblioteca y nos solidarizamos mucho).

Pero independientemente de estar a favor o no, a ver señora, no hacen falta los pendientes para ver que mi hija es niña. Por la cara, porque tiene las pestañas larguísimas, porque ese día lleva vestido. Pero por si no lo lleva, procuraré ponerle un lacito en el pelo para que no haya errores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *