bebe, Crianza, maternidad, MSPE

Mi hija no come brócoli

Mi hija de dos años no come brócoli. Ni otras verduras. Al menos en mi casa. En la guardería si que come, o al menos eso pone en su agenda, y le he hecho jurar a su profesora que no me está mintiendo cuando al lado de “Ensalada de tomate y champiñón” pone “Comió todo”. Por eso cuando la pediatra me pregunta si come de todo digo sí. Eso pone en la agenda de la guardería.

Me siento muy frustrada porque hoy en día un buen progenitor debe de dar verdura y fruta a sus hijos constantemente, y olvidar las meriendas y almuerzos que nos daban a nosotros los que tenemos unos cuarentaytantos de pequeños, es decir, bocadillo de nocilla, ensaimada o bollicao.


La zanahoria con lentejas cuela

No quiero ni pensar lo que dirían algunos pediatras o algunos padres si otro dijera que le da bocadillo de chocolate a su hijo de merienda. Lo querrían meter en la cárcel. De hecho no sé como todos nosotros no estamos muertos ya.

Dice un libro que si el niño te ve comer verduras, al final comerá. La cosa es que yo como muchas, y siempre le doy a probar a Carmen, pero ella, será pesada, se empeña en comer sólo comida de niños. Es decir, cosas como pasta, sobre todo sopa de estrellitas, tortilla, pizza, yogur, petit suisse y plátano. Una vez hice calabacín empanado con forma de galleta y le dije “es galleta”. Al principio se emocionó pero al probarlo me miró con cara de “tu te piensas que yo soy idiota”.

Cómete tu la endivia

Yo creo que esto es normal, dado que yo por ejemplo no probé el brócoli y muchas otras verduras hasta la pubertad, pero hay hijos de mis amigas que meriendan palitos de cangrejo o pimiento rojo a palo seco. Porque les encanta. Mi hija quiere galletas o como mucho rosquilletas o empanadilla.

Algunos me criticarán: “come galletas porque en tu casa tienes”. Si, tengo galletas. Desayuno galletas desde hace 30 años y pienso seguir haciéndolo hasta mi muerte aunque sea provocada por esas mismas galletas. ¡Pero oye que las que tengo son de Gullón! De todas maneras aunque no tuviera ni galletas ni chocolate en mi casa, los abuelos se han encargado de que mi hija sepa que existen hasta los huevos kinder. Y claro a ver quien prefiere las zanahorias o manzanas frente un barquillo de vainilla….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *