bebe, maternidad

Mi bebé fue prematura

Nadie se espera tener un bebé prematuro. Ni parir antes de tiempo.

Yo fui a una revisión de semana 35 y ya no salí del hospital. Desde la semana 32 me habían diagnosticado colestasis y los controles eran semanales. En el control de la semana 35 tenía a parte de picores y valores de las transaminasas muy altos, la tensión a 14-11, alta según mi ginecóloga. Me tuvo una hora esperando a ver si me bajaba y nada, así que me ingresó 24 horas en observación, en el hospital 9 de Octubre de Valencia.

Al día siguiente mi analítica había empeorado y la tensión no bajaba ni con medicación. La colestasis había derivado en preeclamsia, y la doctora no se la jugó: “Esta tarde a las 8, cesárea”.

Total, que todas esas listas de cosas necesarias para el bebé y para la mamá y tanta preparación y masaje del perineo, pa ná. Mandé a mi padre a que me comprara un camisón y varias bragas del chino. Para el bebé no necesitábamos nada ya que iba a prematuros. Improvisando que es gerundio.

La cesárea duró 20 minutos y yo casi ni pude tocar al bebé. No me la pusieron encima, simplemente me la acercaron para que la viera, la acaricié con un dedo y se la llevaron a neonatos. En principio lloraba muchísimo por tanto iba bien de pulmones y de peso, todo estaba bien dentro de lo posible.

Al día siguiente a las 8 de la mañana me llamó la pediatra y me dijo que la niña había tenido quejido respiratorio (lo que fuera eso no sonaba bien) y que no me asustara, pero que la habían pasado a UCI neonatal y le habían puesto respirador. Pues si que me asusté si. Aún tenia en el cuerpo el susto de un parto imprevisto y me dolía muchísimo la cesárea, pero bajé en silla de ruedas arrastrándome como pude y vi a mi chiquitina en la incubadora llena de tubos. De poco me caigo muerta.

Los pequeñitos en las incubadoras impresionan, y no hay nada más que ver las caras de los papás que rondan por allí, sobre todo los primeros días.

Es cierto sin embargo que es el mejor sitio en el que pueden estar. Hay más enfermeros y enfermeras que bebés, todos sus parámetros vitales están monitorizados y unos informes llenos de datos acompañan cada cuna. Hay seguimiento continuo y muchos cuidados. Estos doctores saben lo que hacen.

Carmen Manuela fue prematura tardía, de semana 35 y estuvo 15 días ingresada. Tuvo unos problemillas para aprender a succionar, se puso amarillita, comía con sonda, vamos cosas de prematuros que se fueron solucionando.

Íbamos a verla sus abuelos y yo mañana y tarde, media hora cada vez. La primera semana estuvo en la UCI y al principio no la podía ni tocar. Luego con un guante metiendo la mano en la incubadora. Otros hospitales apuestan por el método canguro, pero el 9 de Octubre no, aunque espero que esta política cambie, pues es un método de gran beneficio para el prematuro.

Cuando sus pulmones estuvieron maduros la pasaron a otra incubadora pero fuera de la UCI y al menos la podía coger y alimentarla, darle el biberón. El minibiberón chupito de 30 ml, que le costaba bastante terminar. Los ratitos que pasábamos juntas se me hacían cortos.

Los médicos no dicen cuando piensan que te vas a ir a casa, para que no te hagas ilusiones por si la cosa se complica. Poquito a poquito aprendió la succión, ganó peso y de un día para otro nos dijeron que ya nos la podíamos llevar. ¡Por fin! Aunque un mes después nos tocaría volver…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *