bebe, maternidad

Cuando la mamitis agobia

Es maravilloso sentir el amor incondicional de nuestros hijos, para ellos somos sus MADRES con mayúsculas y no hay nadie más importante que nosotras. Pero, es maravilloso ¿siempre?¿No llega un momento que este amor nos asfixia? Hemos aparcado las personas que éramos, al menos temporalmente, para ser madres, y hay algunos momentos en que la necesidad afectiva de los niños es tanta que nos exprime.

Especialmente cuando están malitos. El último constipado de Carmen Manuela fue una prueba de paciencia para mí. Sólo quería estar al brazo conmigo, llorando desconsoladamente si la dejaba en el suelo un segundo para lo que fuera, agarrándose a mi ropa, agarrándose a mi pelo. Pobrecita, se encontraba mal, pero ¿y a mi quién me consuela en esos momentos? Es muy frustrante y agotador no poder hacer NADA más que estar con ella en brazos, y si la dejo en la trona para por ejemplo hacer la comida, tener que cocinar oyendo su llanto todo el tiempo, ese llanto que se te mete tan profundo en el cerebro y que te hace sentir mala madre…

Es necesario tener tiempo para nosotras, y yo bien consciente que soy de ello me organicé una escapada a Londres 4 días sin niña en las últimas fallas valencianas. Fue fantástico recordar la persona que era yo, ir a cenar, a bailar, ir sin carrito arriba y abajo, sin horarios…desde luego que tenía ganas de volver y ver a mi niña (por si alguien lo duda) , pero ¡JA! el reencuentro fue intenso, puede que demasiado para mí. Carmen tuvo otro ataque de mamitis aguda incapacitante (para la mamá) que duró unos días. Parecía pensar “te voy a agarrar bien no sea que te vuelvas a ir, malvada mamá”.Ojalá me entendiera cuando le digo: “Te doy todo cuando estoy contigo, pero déjame respirar, ¡déjame!.

No conozco a nadie que se arrepienta de ser madre, todo lo contrario, pero tenemos derecho a verbalizar estos sentimientos y a renegar de estas situaciones que a veces nos llevan al límite emocional. Ya llegará el momento en que no nos quieran ni ver…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *