Tratamientos de fertilidad

3 maneras de superar la frustración ante una beta negativa

Si eres una futura mamá soltera por elección o si estás en un tratamiento de fertilidad, y has tenido una beta negativa, conoces muy bien la frustración que genera y el chaparrón de agua fria que te cae encima.

Yo estuve ahí. Pasé por eso 3 veces, y ahora soy mamá de una bebé de dos meses casi tres. Cuatro tratamientos, que tampoco es un número demasiado elevado, certifican mi experiencia en el máster de las betas negativas.

El que betaespera, betadesespera. Esa es la parte peor de todo el tratamiento sea el que sea, ya que el cóctel hormonal te hace tener muchos síntomas de embarazo, y los días pasan lentos. Mi consejo es pasar de los síntomas olímpicamente. No significan nada. El tratamiento que me dió positivo no fue el que más síntomas me produjo.

Otro recomendación que tengo que dar, que aunque a mi también me dieron no la seguí y es muy difícil de seguir es no hacerse un pipitest, o por lo menos no antes de un par de días prebeta. Puedes quedarte ciega intentando ver la rayita de marras, o si hay rayita clara volverte loca por si es sólo la línea de evaporación.

Resulta que muchas veces la cosa falla, y el tortazo es morrocotudo. Puede ayudar a amortiguarlo la experiencia de otras personas:

Eva Maria Bernal es madre soltera por elección de 3, lleva la web https://www.creandounafamilia.net donde aconseja mujeres y parejas que buscan el embarazo. En su artículo http://bit.ly/2F76UAX habla de como apoyarse en amigos y familia, es importante no quedarse en casa comiéndose la bola y huir del “y si?”, ” y si hubiera hecho más reposo”, ” y si hubiera bebido más acuarius”…si un embrión se tiene que pegar, se pega.

Rosa Maestro es mamá soltera por elección de dos y creó la web Masola.org.  En su artículo http://bit.ly/primertratamiento explica cómo llevar una beta negativa y la culpa que se siente por ser infértil. Hay que reponerse y pensar en el siguiente intento.

El camino de los tratamientos de fertilidad es una carrera de fondo en la que el resultado siempre recompensa si se aguanta. Hay que aguantar y coger aire…

  1. Respira y vive. Sal, rodéate de amigos y olvídate del tema unos días, o unos meses.
  2. Come bien. Es increíble lo que la comida puede hacer a tu cerebro, a tu cuerpo y a tu ánimo.
  3. Dáte tiempo. No hay que lanzarse al siguiente tratamiento si no hay fuerzas, o ánimos, o dinero, que también es un factor importante.

Si tienes paciencia y no tiras la toalla, acabarás con un bebé en los brazos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *