marzo 2018

maternidad
El primer viaje

Yo soy una madre determinada a que mi hija viaje desde pequeñita. Tan pequeñita como dos meses, nos vamos a Barcelona a presentar al piojito a los amig@s de la mamá.

Hasta este momento, la maleta consistía en innumerables vestidos, zapatos y bolsos de la mamá. Esta parte queda reducida a tres vestidos de quita y pon (¿podré arreglarme con eso?) y empieza la selección de ropa y accesorios de Carmencita. Ay la madre,

Tratamientos de fertilidad
3 maneras de superar la frustración ante una beta negativa

Si eres una futura mamá soltera por elección o si estás en un tratamiento de fertilidad, y has tenido una beta negativa, conoces muy bien la frustración que genera y el chaparrón de agua fria que te cae encima.

Yo estuve ahí. Pasé por eso 3 veces, y ahora soy mamá de una bebé de dos meses casi tres. Cuatro tratamientos, que tampoco es un número demasiado elevado, certifican mi experiencia en el máster de las betas negativas.